lunes, 20 de junio de 2011

Historietas para leer en el verano: Locuras de Isidoro (I): Se casa Cachorra


17 de enero de 2011

Entrada nº 220

Historietas para leer en el verano: Locuras de Isidoro (I): Se casa Cachorra




Hoy le toca el turno a un prócer de la historieta argentina: Isidoro Cañones.

Creado por Dante Quinterno, es un personaje es muy antiguo, incluso más que Patoruzú. Mientras que el cacique tehuelche asomó por primera vez en las páginas de Crítica en 1928, su futuro padrino tuvo un origen más bien complicado en varias revistas y diarios; quizás su primera versión sería con el personaje Panitruco en El Suplemento del diario El Mundo, en 1925. La idea de Quinterno era crear el típico porteño piola: de clase media alta o alta, que quiere vivir el momento sin trabajar y sin hacer ningún esfuerzo. Personajes así aparecieron durante varios años hasta la aparición de Julián de Monte Pío, a la postre el padrino de Patoruzú en La Razón entre 1930 y 1934, y el actual Isidoro en El Mundo a partir de 1935, y en la revista Patoruzú a partir de 1936.

Pero el porteño piola llegó a tener tanto o más interés en el público que las andanzas de su ahijado; esto quedó evidenciado en el episodio El irascible coronel, cuando apareció por primera vez su tío, el coronel retirado Urbano Cañones. Al año siguiente (1940), Isidoro debutó en su propia historieta, donde desarrolló sus propias aventuras, que se limitaban a vivir a costas de su tío, tratando en lo posible de que este no lo mande a hacer la conscripción, lo desherede, o lo mate, por ser un botarate.

Dicha historieta se publicó semanalmente hasta el cierre de Patoruzú, en 1977. Sin embargo, en 1968 el ya apodado Rey de los Playboys obtuvo su propia revista, en la cual vivió sus más disparatadas aventuras. Locuras de Isidoro dio cátedra sobre como divertirse sin importar las consecuencias, agotando ediciones de 300.000 ejemplares. Desde 1976 recicla sus mejores episodios, saliendo actualmente cada tres semanas con el título de Selección de las mejores Locuras de Isidoro.

La que van a leer hoy es una de esas Locuras originales; es decir, sin abreviar el argumento y sin cambiarle el nombre a la moneda de la época, a los jugadores de fútbol y a los actores de esos días.

Locuras de Isidoro: Se casa Cachorra. Publicada originalmente en Locuras de Isidoro nº 90, en noviembre de 1975.


1 comentario: